DEUSTO ''B'' 9 - 0 LARRASKITU

LARRASKITU


           El Deusto pasó como un rodillo por encima del Larraskitu en Etxezuri (9-0), en una mañana muy lluviosa y poco apetecible para la práctica del futbol.  Ha quedado patente que la diferencia existente en la tabla entre los dos equipos no es gratuita.


         Ya en el minuto 6 Xabi desde muy lejos le sale una bonita y perfecta bolea, en la que el portero no puede hacer nada, y en el minuto 13 una falta al borde del área la saca Xabi en corto a Carrillo en banda izquierda y entra solo al área para marcar.


         Con este resultado acaba la primera parte, y  con la sensación que podían haber sido alguno más, si el Deusto no se complicase con excesos regates, cuando llega a las proximidades de área y con ello desperdiciase muchas oportunidades. 


         En la segunda parte han ido cayendo los goles cada pocos minutos hasta llegar al resultado final, primero Xabi nuevamente a la salida de un corner, luego Mikel González de falta directa desde la banda izquierda, posteriormente Jesús hace quinto desde un fuerte disparo desde fuera del área que el portero no puede despejar, el sexto ha sido obra de Becerro, también de un fuerte disparo desde fuera del área. El Séptimo, es una gran jugada de Mikel Ruiz que le deja el balón a Jesús que marca con un poco de ayuda del guardameta que no consigue sujetar la pelota.  El octavo se ha vuelto a encargar Carrilo de realizarlo, volviendo a entrar por su banda y haciéndole al portero una preciosa vaselina y ha cerrado el marcador nuevamente Jesús de falta directa al borde del área.


         Si analizamos un poco el partido y los goles de hoy, podemos observar que seis goles han sido de disparos desde fuera del área y cuatro a balón parado, lo que confirma que nos cuesta mucho generar goles jugando el balón al primer toque, e intentado hacer un futbol mas fácil, sin complicarnos la vida con un exceso de individualismo y de regates. Pero este grupo tiene buenos mimbres y madera de equipo por lo que acabara jugando como un gran bloque. 


 Lorenzo María Abad